Jan 25 2012

Visualización poderosa para dirigir a tu mente subconsciente

Controla tu mente subconsciente

Por: Tony Dillard –> Descarga un REPORTE GRATIS

Es posible que nunca lleguemos a saber la forma exacta en que la mente funciona. Una de las razones para ello, es la enorme cantidad de combinaciones en que el cerebro se conecta a sí mismo.

En un cerebro humano promedio, existen entre 60 y 80 mil millones de neuronas, y estas neuronas, en un momento dado, pueden realizar conexiones del orden, quizás, de un millón de millones. Es difícil saber el número exacto, porque los distintos tipos de neuronas se conectan y desconectan a distintas velocidades.

De esta extraordinaria capacidad neuronal surgen pensamientos, sentimientos, conciencia, sentido de sí mismo, etc. Por eso digo que la forma exacta en que todo esto ocurre quizá nunca se pueda saber.

Sin embargo, con lo que ya sabemos sobre la forma en que el cerebro funciona, podemos empezar a hacer un mejor uso de él. Puedes programarlo para que te sirva de gran ayuda en la vida.

Después de que naces hasta los primeros años de tu desarrollo, tu cerebro es como un pizarrón en blanco. Lo primero que se escribe en dicho pizarrón son las palabras de tus padres y de las personas que estén cerca de ti en ese tiempo.

A continuación, vas a la escuela y te educan en temas que te desarrollan más el lado izquierdo del cerebro, tales como matemáticas, español, ciencias naturales, sociología, etc. A través del tiempo, sin embargo, este tipo de entrenamiento hace que se descuide y no se desarrolle bien una de las facultades más poderosas de la mente humana: tu imaginación.

Recuerda cuando eras joven, tenías de seguro una imaginación “desbordada” y con toda seguridad podías pasarte horas soñando con los ojos abiertos. Tan sólo fíjate en cualquier niño y lo verás.

Lo que no te enseñan en la escuela es una buena técnica que te permita practicar la creación consciente. Tu ser es un barco, esta vida es el mar, y el capitán que gobierna (o debería de gobernar) al barco es tu mente.

Tu subconsciente es como un sirviente fiel que no juzga, sino que se limita a ejecutar las órdenes que el capitán (tu ser) le da. Así que si el capitán le dice que se dirija a un mar infestado de piratas o bien, que vaya a las aguas camadas y cristalinas del mar Caribe, en ambos casos va a obedecer ciegamente.

Como le gustaba decir a Henry Ford (capitán industrial que revolucionó la economía de los Estados Unidos): “Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, en ambos casos tienes razón.”

Cómo dirigir a tu mente subconsciente

Para aprovechar el gran recurso que es la mente subconsciente, conviene repasar un poco la forma en que el cerebro funciona.

La parte izquierda del cerebro piensa de forma lógica, es decir, todo lo analiza de forma lineal. Para llegar a alguna conclusión, se basa, sobre todo, en sucesos del pasado. Usando la experiencia de cosas o situaciones que han sucedido, extrae conclusiones que da por válidas y actúa en consecuencia.

El hemisferio derecho de tu cerebro, en cambio, es responsable del pensamiento en imágenes y “películas”, es decir, es visual y está abierto al futuro y a lo que está por convertirse en realidad.

El lenguaje del subconsciente, también, es a través de imágenes, símbolos y metáforas. Ahora, para comprobar lo potente que es esto, intentemos un pequeño ejercicio:

{Inicia ejercicio}

parque

Cierra los ojos.

Imagina que sales de tu casa por la mañana, y que te diriges caminando tranquilamente hacia un parque cercano. Llegas al parque, y admiras con toda cama e verde paisaje de los arboles, y una brisa fresca te da en la cara.

Después de unos momentos de estar ahí, te invade una profunda sensación de bienestar y gusto por la vida.

Ahora te das la media vuelta y te regresas a casa, por el mismo camino por el que llegaste. Llegas, abres la puerta, te introduces y caminas hasta tu habitación, te dejas caer suavemente en tu cama y te quedas ahí dormido.

Abre los ojos.

{Termina ejercicio}

Ahora veamos. Durante este ejercicio, el trabajo se realizó con tu hemisferio derecho (¿ves que no es tan difícil?) puesto que recurriste a la visualización y a la evocación de sensaciones. Aunque físicamente no hiciste el recorrido, lo que sí es cierto es que tus neuronas sí lo “recorrieron” y una ruta quedó marcada en ellas.

Como resultado, cuando te decidas a salir a caminar hacia el parque, no te será tan difícil, porque es un camino que tus neuronas ya recorrieron. De hecho, si repites este ejercicio varias veces durante el día, a lo largo quizás de un par de días, legará el momento en que no te podrás resistir a salir a dar el paseo. Haz la prueba, y lo verás.

Esto debe de convencerte de la enorme utilidad del poder de la visualización para hacer que tu mente subconsciente te lleve a donde deseas.

Visualización para dirigir a tu mente subconsciente

Me gustaría desarrollar una serie de pasos específicamente para ayudarte a ti, pero la verdad es que es poco menos que imposible: todos somos diferentes y además todos estamos inmersos en situaciones distintas unas de otras.

Lo que sí haré es proporcionarte los pasos generales de una poderosa técnica de visualización para que tomes el control de tu mente subconsciente (recuerda que tú eres el capitán de tu nave) y los apliques a este momento en particular de tu existencia.

Primer paso. Relájate.  Se está más cerca de la mente subconsciente cuando se está más relajado. La relajación cumple el fin específico de bajar el ritmo de las ondas cerebrales. Mi técnica preferida de relajación (y la cual uso para dormir rápidamente a mi hijo por las noches) es contar desde el número 100 hacia atrás, hasta llegar al número 1.

Hazlo, y cuando hayas llegado al número 1, estarás inmerso en un razonable estado de relajación. Quizás tu cerebro se encuentre trabajando en un “ritmo alfa”. (Claro que para esto, deberás estar tú solo en tu habitación, sin interrupciones).

Una vez en este estado de “alfa” tus procesos mentales serán distintos, menos lógicos, más intuitivos y creativos.

Segundo paso. Imagina que estás frente a tu mente subconsciente. Puedes imaginar a tu mente subconsciente como si fuera tu artista favorito. Ponlo al frente del timón de un barco. Dile que te dirija hacia donde deseas ir.

Dale la orden, y enseguida dile que es o mejor, que es por el bien de tí mismo y de la familia. (Por supuesto, que previamente, antes de iniciar este ejercicio, ya deberías de haber anotado en una hoja de papel exactamente qué es lo que deseas lograr).

Tercer paso. Ten la completa seguridad y confianza de que tu mente subconsciente te ha escuchado y se apresta a cumplir con tus órdenes. Ahora sal de este estado de relajación. Para ello, realiza alguna actividad lógica, como por ejemplo deletrear tu nombre al revés o efectuar una multiplicación o una división.

O si lo prefieres, puedes seguir en ese estado relajado y quedarte dormido. De hecho, es mejor, por lo que te recomiendo que lo hagas durante la noche, cuando ya estás acostado. El único riesgo es que durante el conteo regresivo te quedes dormido y no completes el ejercicio.

Haz esta técnica varios días, y tu mente subconsciente empezará a corregir la ruta con el timón de tu barco. Te sacará de estas aguas estancadas o turbulentas en las que quizás hoy te encuentras, y te llevará de forma segura hacia aguas transparentes, soleadas, tranquilas.

Lo hará, sí, pero necesita que tú se lo ordenes.

Tony Dillard

* Relacionado:

Te parece bueno este articulo? Suscribete AHORITA y recibelos GRATIS en tu buzon! Ingresa tu email aqui:

TAGS:

PON UN COMENTARIO

Subscribe Form

Subscribe to Blog