Sep 3 2012

Tus PENSAMIENTOS afectan a tu SALUD

Visualización y salud - Tony Dillard Por: Tony Dillard –> Descarga un REPORTE GRATIS

Tus pensamientos afectan la salud de tu cuerpo, tal y como lo demuestra el Doctor David R. Hamilton en su libro “Cómo tu mente puede sanar a tu cuerpo”.

Hamilton escribe cómo es que el cerebro es como tener tu propia farmacia privada, y es capaz de fabricar una gran variedad de compuestos químicos sanadores, que son las medicinas más adecuadas y perfectas para el cuerpo.

Y los procesos de fabricación de estas sustancias pueden ser activados a través de las creencias, la fé y los pensamientos.

Por ejemplo, Hamilton analiza los estudios en los que se utiliza placebo, es decir, se le da al paciente una cápsula que únicamente contiene azúcar y su cerebro fabrica una sustancia sanadora que, efectivamente, hace mejorar su salud y lo hace sentirse mejor. Estudios como éste, hay bastantes, y están comprobados científica y estadísticamente.

Hamilton también describe el poder de la visualización, y cómo, al visualizar la persona una parte de su cuerpo, dicha parte siente que se le está dirigiendo atención, y emite una respuesta. Escribe Hamilton:

“Los mapas cerebrales cambian y la mente libera sustancias químicas según los pensamientos que tengas”

Uno de mis amigos puso esto a prueba. El cirujano dentista trataba de extraerle una muela del juicio que estaba atravesada. Tenía ya 20 minutos y no se podía. Mi amigo entonces, con los ojos cerrados, se imaginó frente a frente con la muela:

“La muela tomó la apariencia de una mujer blanca, con un vestido rojo. Le dije que por favor, dejara de luchar, que se relajara y que se soltara. Que ya no le hacia falta al cuerpo, que por el contrario, le estaba causando dolor y malestar.

La mujer blanca me respondió:

- Es que no quiero que me tiren a la basura.

Le dije que eso no pasaría, que la iba a conservar siempre en casa y que siempre le iba a estar agradecido por todo el servicio prestado a lo largo de tantos años.

En eso estaba, cuando el dentista emitió una exclamación de asombro. Al volver a introducir las pinzas a mi boca, con sólo tocarla, la muela cedió y salió de su lugar. Con gusto evidente, me dijo:

- Así es esto… tenemos rato luchando y de repente se soltó.

Le dije:

- No la tire, doctor, quisiera conservarla como recuerdo.

- Se me hace raro, pero como quiera. Aquí la tiene.

La tomé para envolverla y conservarla. Cuando la ví era exactamente como la había imaginado: muy blanca, y con una mancha de sangre a lo largo que parecía un vestido rojo”

Hasta aquí el relato de mi amigo. La próxima vez que te sientas mal, cierra loa ojos, relájate y visualiza la parte de tu cuerpo que te molesta. Habla con ella, y pregúntale cual es el problema y qué puedes hacer para hacer que desaparezca. Presta atención s su respuesta. Ahí está la clave de tu sanación.

Tony Dillard

* Relacionado:

Te parece bueno este articulo? Suscribete AHORITA y recibelos GRATIS en tu buzon! Ingresa tu email aqui: 

TAGS:

PON UN COMENTARIO

Subscribe Form

Subscribe to Blog