Mar 13 2014

¿Tienes un NEGOCIO o tienes un TRABAJO?

Consejos empresariales Por: Miranda Gomez –> Descarga un CURSO GRATIS haciendo clic aquí

Muchas personas se llaman a sí mismas “empresarios” pero hasta que una empresa pueda funcionar sin el dueño, esa persona no es más que un auto-empleado.

En la jerarquía de los emprendedores, el autoempleo es el escalón más bajo.

Y la desafortunada realidad de millones de “empresarios” es que su negocio depende excesivamente de ellos. Quizás tú perteneces a esta categoría: tu negocio te absorbe durante la mayor parte del día, haces todas las funciones, desde contratar empleados, encargar mercancía con los proveedores, hasta sacar la basura.

Este tipo de empresario trabaja todo el día sin parar, no porque quiera, sino porque tiene que hacerlo. La dura verdad es que si los atropellara un auto y murieran, su negocio también moriría con ellos.

El hecho de que tú puedas asumir cualquier rol en tu negocio, no significa que debas de hacerlo. Y si no tienes el margen financiero para contratar a alguien que haga lo que tú haces, entonces tu negocio no es rentable como tal, y quizás deberías de considerar un cambio de enfoque en el mismo, o de plano un cambio de giro.

Si tú haces todo por ti mismo en tu negocio, en cinco años quedarás agotado, y además, el rol de un empresario es hacer crecer y prosperar su negocio, y gastar su tiempo diario apagando incendios dentro del mismo, no lo acerca al cumplimiento de ese objetivo.

Antes de que empieces con un negocio, planea la forma de que éste funcione sin ti. Y esto es especialmente importante si tu negocio se va a dedicar a brindar un servicio y tú eres quien va a llevar a cabo dicho servicio.

Esta planeación es absolutamente necesaria, porque una vez que el negocio empiece, no tendrás ya el tiempo necesario para planear, porque el trabajo empezará a apilarse y atrasarse, y por supuesto que darás preferencia a atender a tus clientes y generar ingresos en lugar de planear la forma de que alguien te reemplace.

Por eso, desde un principio debes de estar atento a definir las cualidades que deseas encontrar en las personas idóneas para desarrollar todas y cada una de las actividades de tu negocio. Esto te pone en un estado mental adecuado para manejar tu negocio, sin que tu negocio te maneje a ti. Este es, precisamente, el estado mental de un emprendedor.

Una vez que hayas eliminado con éxito la dependencia de tu negocio de ti, puedes enfocar tu atención, tiempo y energía en hacerlo crecer, o incluso en crear una nueva empresa.

Miranda Gomez

¿Tienes un negocio? Entonces te recomiendo que leas el siguiente libro para que tus ventas EXPLOTEN y tu cuenta de banco se llene de dinero: Haz clic aquí para leer más…

*Relacionado:

¿Te gustó este articulo? Suscríbete AHORITA y recíbelos GRATIS en tu buzón! Ingresa tu email aquí: .

TAGS:

PON UN COMENTARIO

Subscribe Form

Subscribe to Blog