May 23 2012

Para perder peso, no comas después de que obscurezca

comer de noche engorda Por: Sabel Todd –> Lee mi reporte: ¡Tú puedes tener ERECCIONES de ADOLESCENTE de nuevo!

La conclusión principal de un estudio publicado recientemente, es que comer por la noche podría ser un factor que contribuye a la obesidad.

Esto parece conformar una teoría que relaciona los ciclos metabólicos de los diferentes órganos a los horarios de comer, los investigadores explican en el estudio publicado en línea en la revista Cell Metabolism la semana pasada.

Mientras que otros estudios han examinado cómo la alimentación durante la noche afecta a los ritmos circadianos del cuerpo, la más reciente investigación también pone de relieve cómo este hábito poco saludable (comer de noche) se relaciona con los ciclos de determinados órganos.

Comer de noche engorda

“Cada órgano tiene un reloj”, dijo el autor principal del estudio Satchidananda Panda, del Instituto Salk, en un comunicado. “Eso significa que hay veces que nuestro hígado, intestinos, músculos y otros órganos trabajan con la máxima eficiencia y otras veces cuando están descansando o dormidos, por así decirlo”.

Si comes un bocadillo de jamón y queso antes de acostarte o levantarte al refrigerador a comer helado a la medianoche, por lo tanto, estás saboteando tus propios  esfuerzos de pérdida de peso que haces durante el día. Los ciclos metabólicos normales de estos órganos hacen que de noche se encuentren descansando, por lo que todas esas calorías se van directo a tus depósitos de grasa.

Para este estudio, los investigadores pusieron a comparación a dos grupos de ratones. A uno se le dio una dieta alta en grasas, pero restringido a comer sólo ocho horas al día. Al otro grupo se le dio acceso ilimitado a la comida.

Lo que encontraron fue que a pesar de consumir una dieta alta en grasas, los ratones del grupo A (que fueron restringidos a un horario de comidas estructuradas) mostraron mejoras en su metabolismo y sus ritmos fisiológicos, ganando menos peso y sufriendo menos daño al hígado.

También mostraron niveles más bajos de inflamación celular en comparación con los ratones que recibieron un acceso sin restricciones a los alimentos.

Otro estudio relacionado con este tema, publicado en la revista Obesity, revela que comer tarde o en la noche, cuando el cuerpo quiere dormir, interfiere con los ritmos circadianos naturales del cuerpo y también podría contribuir a la obesidad.

Mi recomendación es que al atardecer, cuando recién ha oscurecido (digamos, entre 6 y 7 de la tarde), te tomes un par de vasos grandes de agua, acompañados de una fruta baja en carbohidratos (en mi caso, como 3 fresas). Hazlo, y sentirás tu estómago lleno. De ahí en adelante no comas nada mas, y si sientes más hambre (aunque casi te puedo asegurar que no la tendrás) entonces repite lo de los vasos de agua con la fruta. Notaras los resultados a los pocos días.

Sabel Todd

*Relacionado:

Te parece bueno este articulo? Suscribete AHORITA y recibelos GRATIS en tu buzon! Ingresa tu email aqui:

TAGS:

PON UN COMENTARIO

Subscribe Form

Subscribe to Blog