Los probióticos y la flora intestinal

probioticosPor: Sabel Todd –> Tú puedes tener erecciones de ADOLESCENTE de nuevo!

Si has llevado a tu hijo al pediatra porque le dolía la garganta o el oído o por que le dolía la panza,  con toda seguridad el doctor le recetó algún antibiótico. Estas molestias son causadas por infecciones bacterianas.

Aunque los antibióticos permiten deshacerse de estos molestos gérmenes, los antibióticos pueden causar efectos secundarios como la diarrea e infecciones de hongos, al atacar también a las bacterias intestinales buenas que mantienen a raya a bacterias malas y a hongos.

Afortunadamente, el yogur contiene probióticos, que pueden ayudar a mantener un equilibrio saludable de bacterias en nuestro cuerpo y evitar desequilibrios bacterianos durante un tratamiento de antibióticos.

Los antibióticos eliminan las bacterias buenas, no sólo las malas

¿Cuál es el papel de las bacterias buenas en nuestro cuerpo? las bacterias buenas cumplen muchas funciones benéficas para tu cuerpo. Se trata de un caso de simbiosis: tu cuerpo les permite vivir dentro de el, y a cambio este tipo de bacterias le proporcionan los siguientes beneficios (entre otros muchos):

  • Son una fuente de vitamina K y vitaminas del complejo B
  • Ayudan a digerir los alimentos
  • Crean un ambiente desfavorable para las bacterias nocivas y levaduras (hongos)
  • Promueven los movimientos de intestino regulares

¿Qué sucede cuando los antibióticos atacan nuestras bacterias buenas?

Los antibióticos no hacen diferencia entre las bacterias buenas y malas, matando a ambos tipos. Las bacterias buenas viven en los intestinos y en la cavidad oral, y sirven para muchos propósitos útiles. La eliminación de bacterias beneficiosas en el intestino y la boca puede conducir a problemas como la diarrea, las infecciones micóticas (hongos) orales y una condición denominada “dermatitis de pañal” que se presenta  en los niños no entrenados para orinar, y que los hace sufrir mucho.

Las bacterias buenas mantienen los niveles de levadura controlados, lo cual provoca el equilibrio natural de la levadura en nuestro cuerpo. Así que cuando las bacterias buenas son menos en número, esto crea un ambiente que permite más espacio para que la levadura se sienta “como en casa” y comienza a multiplicarse sin control.

Esta multiplicación sin freno de los hongos podría terminar con un niño que se ha recuperado (gracias a los antibióticos) de una infección bacteriana, pero que ahora sufre de diarrea, presenta lengua blanca (que es un signo de una infección oral de la levadura), y tiene una erupción de color rojo carnoso en su parte anal, debido a la evacuación de heces con grandes cantidades de levadura.

También puede dar origen a un problema de candidiasis, tanto en hombres como en mujeres (te recomiendo leer el articulo: “También los hombres se infectan de cándida, he aquí una cura natural“.

¿Qué son los probióticos y como ayudan en esta situación?

Los probióticos son bacterias vivas que puede ingerirse en forma de suplementos dietéticos y alimenticios, y que ofrecen una serie de beneficios para la salud. También se les conoce como “bacterias buenas”. Los probióticos contienen típicamente bifidobacterias y lactobacilos, que son dos especies diferentes de bacterias beneficiosas que se encuentran naturalmente en nuestros cuerpos.

¿Qué alimentos contienen probióticos?

Seguramente los has notado en los estantes de los supermercados, en la sección de productos lácteos: hay yogures para comer con cuchara,  yogures que se toman y leche fermentadas. Todos esos productos contienen cultivos de  bacterias buenas.

Fíjate en  las etiquetas y verás palabras como “acidophilus” y “cultivos vivos activos”, lo que significa que las bacterias benéficas se han añadido al producto lácteo en cuestión. Otra forma de aumentar tu consumo de estas bacterias buenas es a través de quesos curados como el Parmesano, Gouda, Cheddar, Emmental y Edam por nombrar sólo algunos.

Otros alimentos ricos en probióticos incluyen

  • Suero de leche
  • Kéfir, un producto lácteo fermentado
  • Tempeh, un alimento elaborado a partir de soya fermentada y cocida
  • Miso, una pasta de soya fermentada, col fermentada y levadura de cerveza.

Algunas empresas alimenticias han captado el interés del publico por este tipo de alimentos, y el dia de hoy puedes encontrar muchos de ellos en el mercado.

¿Qué hacen los probióticos?

Los probióticos reponen en los intestinos las bacterias útiles que se pierden por el uso de antibióticos. En una recopilación de 34 estudios clínicos diferentes (meta-estudio), el resultado en el examen de un total de 4844 pacientes reveló que los probióticos reducen las probabilidades de desarrollar la diarrea relacionada al antibiótico en un 52 por ciento.

Es, pues, buena idea adoptar un régimen alimenticio que incluya probioticos cuando los niños, o cualquier persona,  se encuentre tomando antibióticos, para mantener a la diarrea alejada. Es importante saber que la diarrea es muy común cuando se toman antibióticos y se suele curar por sí sola, sin embargo, si la diarrea persiste por más de dos días después de haber dejado de tomar los antibióticos, llama a tu pediatra y dile.

Si sospechas una infección, consulta al médico de su hijo para que le recete medicamentos especiales antihongos. Los probióticos pueden reducir la probabilidad de una infección de hongos, pero no elimina completamente el riesgo.

Cómo tomar los probióticos?

Los probióticos se encuentran disponibles en las farmacias en forma líquida para niños o en forma de cápsulas en forma de polvo, que puede ser rociado sobre los alimentos. La ventaja de los suplementos es que hay una mayor concentración de bacterias que las que se encuentran en los alimentos lácteos, pero pueden ser más costosos.

De cualquier forma, si vas a tomar suplementos de probioticos o alguna alimento que lo contenga, como el yogur, hazlo dos horas después de haber tomado antibióticos, porque si los tomas al mismo tiempo, los estas desperdiciando porque los antibióticos matarán a los probióticos también.

lactobacilos y diarreaSe recomienda continuar tomando probióticos durante dos semanas después de haber suspendido los antibióticos para repoblar a tu cuerpo con las bacterias buenas eliminadas.

Y finalmente, como los probióticos pueden mejorar el sistema inmunológico, también se recomienda tomarlos en la temporada de fríos, para ayudar a tu sistema de defensa a resistir las infecciones en las vias respiratorias.

Sabel Todd

*Relacionado:


Te parece bueno este articulo? Suscribete AHORITA y recibelos GRATIS en tu buzon! Ingresa tu email aqui:

Tecnologia: FeedBurner

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *