La imaginación de Bill lo llevó al éxito, la fama y la riqueza

Bill Lear, inventores famosos Por: Miranda Gomez –> Haz clic aquí para leer un reporte: “Cómo hacer crecer tu negocio de forma EXPLOSIVA”

William P. Lear (“Bill”) tenía menos de 10 años cuando sus padres se divorciaron. A partir de ahí, todo se puso peor, com un padrastro terrible, que lo hacía sufrir bastante.

A la edad de 12 años, Bill descubrió los libros de Horatio Alger, repletos de historias de personas que, de estar en la pobreza, alcanzaron éxito económico.

Decidido desde entonces a hacer de su vida algo digno de contarse y aparecer en los libros, trataba de fabricar aparatos que se vendieran mucho y lo sacaran de la miseria. No podía terminarlos, porque no tenía el dinero para comprar las piezas que necesitaba.

Por eso, en cuanto tuvo edad, se salió de casa y se enroló en el Ejército de Estados Unidos (había estallado la Primera Guerra Mundial), donde, por su corta edad, no fue enviado a combatir. Ahí aprendió radiocomunicaciones.

En cuanto terminó la guerra, consiguió empleo en una empresa de electrónica llamada Galvin Manufacturing (que después cambió de nombre a Motorola), en donde ascendió a Jefe de Diseño.

En sus ratos libres, Bill desarrolló su primer gran invento: La radio para autos.  Se vendió bastante, todos los fabricantes de autos le otorgaron contratos de suministro.

Las grandes cantidades de dinero que empezó a recibir lo convencieron de renunciar a su empleo y dedicarse a los negocios y a los inventos. Una gran decisión, porque a partir de ahí no paró de inventar (registró más de 120 patentes a lo largo de su vida):

  • Inventó el piloto automático, que permitía a los aviones aterrizar sin visibilidad (le ganó un prestigioso premio, otorgado en persona a él por el Presidente Harry S. Truman)
  • Desarrolló un sistema para la navegación de aeronaves usando radiofaros
  • Inventó el 8 Track. Si eres muy joven, no lo conociste, pero en la década de los 70´s y parte de los 80´s era el sistema de sonido que todos los autos de lujo poseían.

Cuando Bill llegó a los 60 años, ya era multi millonario. Poseía, incluso, un castillo en Francia. Lo tenía todo: una familia sólida con 5 hijos que lo amaban, salud, fama (sus logros ya formaban parte de los libros de historia aeronáutica y automotriz) y fortuna.

¿Hora de retirarse? Por supuesto que no.

A los 61 años, Bill fundó una compañía, dedicada a construir pequeños aviones jet para el transporte privado. De ahí salió el desarrollo por el que más se le conoce: el LearJet.

El primer LearJet voló el 7 de octubre de 1963, transportando a 8 pasajeros. En 1975, la compañía celebró la venta de su Jet número 500. Con esto, los críticos que todo el tiempo le estuvieron diciendo que su sueño de construir Jets para uso privado no era posible o rentable, finalmente guardaron silencio.

La tenacidad de Bill lo llevó a realizar todos su sueños de niño, y a formar parte de la Historia. Murió en 1978, a la edad de 75 años, y ese mismo año fue ingresado al Salón de la Fama de la Aeronáutica de los Estados Unidos.

Y RECUERDA: Si tú tienes  ya un negocio, te felicito, porque esa es la ruta más rápida hacia la independencia económica, y para acelerar tu éxito (más ventas, más efectivo en tus cuentas de banco),  te recomiendo que leas el siguiente libro: Haz clic aquí para leer más…

Miranda Gomez

*Relacionado:

¿Te gustó este artículo? Entonces haz click aquí para que puedas suscribirte. Al hacerlo, te llegarán en automático a tu correo electrónico…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *