Jun 3 2013

¿Fue Mozart un genio? ¿Los genios NACEN o SE HACEN?

Mozart Por: Miranda Gomez –> Descarga un CURSO GRATIS haciendo clic aquí

Wolfgang Amadeus Mozart fue un músico austriaco (compositor y pianista), y se considera uno de los más influyentes en la historia de la humanidad. Por ejemplo, su influencia claramente marcó a otro grande, Ludwig van Beethoven.

Siempre que se piensa en él, se considera que fue un “niño genio”, de esos que nacen uno cada 200 años.

“-¿Cómo es posible que de niño compusiera tales obras maestras?”, se preguntan los historiadores. “¿Qué misterio se encierra aquí?”

La realidad sobre Mozart resulta ser mucho más interesante y mucho menos misteriosa.

¿Los genios NACEN o SE HACEN?

Sus primeras composiciones, si bien son impresionantes para su corta edad, distan mucho de ser obras maestras. Las composiciones de él que pasaron a la posteridad (por ejemplo, el “Réquiem”) las realizó años después, en sus años finales.

Todo se debe a un proceso de aprendizaje iniciado desde niño, por su padre, quien era a su vez un talentoso músico y maestro, y una vez que se le metió en la cabeza que sus hijos iban a ser grandes músicos, puso todo el empeño de que fue capaz para lograrlo.

Al respecto, el autor David Shenk en su libro “El genio que todos llevamos dentro: nuevos conocimientos sobre genética, talento, y el coeficiente intelectual”, nos dice:

Mozart estuvo bañado en la música desde mucho antes de su nacimiento, su infancia fue muy diferente a cualquier otra. Su padre, Leopold Mozart, fue un músico austríaco intensamente ambicioso, compositor y profesor que había ganado el aplauso y reconocimiento generalizados, debido a la publicación del libro de instrucción musical más usado en aquella época en las escuelas de música para aprender violín.

Leopold ansiaba ser un músico reconocido, pero cuando se convirtió en padre, se enfocó en llevar a cabo esas ambiciones en sus hijos…

Así, empezó con la hermana mayor de Mozart y utilizó técnicas de enseñanza que realmente, estuvieron adelantadas por cientos de años a su época. De esa forma, Nannerl Mozart llegó a ser una gran pianista y violinista. No es tan conocida el día de hoy, opacada por la fama de su hermano menor, pero eso nos dice que el método ideado por su padre funcionó muy bien.

Con el tiempo, su enfoque en la técnica y el impulso de enseñar a los niños muy pequeños sería ampliamente adoptado por Shinichi Suzuki (japonés, creador del método de enseñanza musical que lleva su nombre) y otros instructores, en pleno siglo XX.

Pero esto era muy raro en el siglo XVIII, y sólo un puñado de familias en el mundo de aquella época podría haber disfrutado de prestar el mismo nivel de atención hacia su familia. Con tal instrucción de primera clase en su propio hogar a edad tan temprana, y con las cantidades excepcionales de práctica, Nannerl Mozart se convirtió, en el transcurso de unos pocos años, en una pianista y violinista deslumbrante para su edad.

Pero el padre de los Mozart apenas estaba “calentando”. 

Leopold, alentado por el éxito que estaba logrando con su hija, redobló esfuerzos, dejó de trabajar, y se dedicó exclusivamente a la instrucción y práctica de su hijo Wolfwang. Los resultados no se hicieron esperar, y aún hoy, después de transcurridos cientos de años, seguimos hablando de él. Se han escrito novelas y hecho películas sobre el “genio musical”.

Si tú no naciste siendo un genio, no te preocupes, uno de los más grandes músicos de la historia tampoco. Su trabajo fue fruto de una instrucción adecuada y de mucha práctica.

Tú también puedes llegar así de alto, y no depende de tus genes, sino de tu empeño, de tus ganas de salir adelante y de la horas de práctica que inviertas.

Miranda Gomez

¿Tienes un negocio? Entonces te recomiendo que leas el siguiente libro para que tus ventas EXPLOTEN y tu cuenta de banco se llene de dinero: Haz clic aquí para leer más…

*Relacionado:

Te parece bueno este articulo? Suscribete AHORITA y recibelos GRATIS en tu buzon! Ingresa tu email aqui: 

TAGS:

PON UN COMENTARIO

Subscribe Form

Subscribe to Blog