Oct 22 2010

Este aceite de cocina es un arma poderosa contra los virus y las bacterias

Por: Sabel Todd –> Tú puedes tener erecciones de ADOLESCENTE de nuevo!

De seguro te has dado cuenta que en los medios de comunicación siempre se te dice que la grasa saturada es mala para tu salud y te produce muchas consecuencias negativas, como por ejemplo el colesterol alto, la obesidad, enfermedades cardíacas y el Alzheimer.

Sin embargo, los niveles de estas enfermedades están en sus niveles mas altos que nunca. El numero de muertes por problemas de corazón, la obesidad y la enfermedad de Alzheimer son enormes comparados con los de las generaciones anteriores.

Pero es importante notar que existen sociedades “primitivas” en la actualidad, en las que dichas enfermedades son prácticamente desconocidas.Hay islas en el Pacifico en donde las personas que ahí habitan obtienen entre el 30 y 60% de sus calorías diarias del aceite de coco. El aceite de coco es una grasa completamente saturada, y en dichas islas las enfermedades cardíacas no existen.

Esto, claramente, nos dice que hay algo equivocado con el tema de las grasas saturadas entre los doctores y la realidad.

Las grasas saturadas no son todas iguales

El principal problema es que se ha etiquetado a las grasas saturadas fabricadas por el hombre en laboratorios como “saturadas” y no se las distingue de las grasas saturadas que la naturaleza produce, como el aceite de coco.

Las grasas saturadas creadas por el hombre se hacen mediante un proceso llamado hidrogenación. Mediante la hidrogenación, se manipulan los aceites vegetales agregándoles átomos de hidrógeno al mismo tiempo que el aceite es calentado, entonces dichos átomos de hidrógeno se meten entre las moléculas del aceite y se enlazan.

El fin de todo esto es fabricar una grasa vegetal que se asemeje a la grasa animal. En realidad, dicha grasa vegetal fabricada unicamente sirve para beneficiar a las empresas que la fabrican y la venden, porque para el cuerpo humano es altamente destructiva.

Por fortuna, ahora la comunidad medica y científica están conscientes de que las grasas vegetales hidrogenadas deben de ser evitadas.

A este tipo de grasas también se les llama “grasas trans” y sin lugar a dudas ya has escuchado hablar de ellas en los medios de comunicación. En algunos países y ciudades de Estados Unidos ya se ha prohibido su comercialización y uso. Para leer sobre los daños tan grandes que este tipo de grasa le hace a tu cuerpo, lee este articulo.

Es decir, ya no hay controversia al respecto de si hacen daño o no. Ya hay consenso de que no deben de consumirse. Pero… se trata exactamente de las mismas grasas que se habían publicitado como “grasas saludables” durante los pasados 60 años!

El dinero sobre la salud

Seguramente recuerdas que siempre te decían que la grasa vegetal y los aceites de semillas eran de lo mejor para tu salud, y que no consumieras la manteca de cerdo porque era mala para tu salud.

Tristemente, la verdad es que solo se trataba de una estrategia mercadotécnica que los productores de este tipo de aceites y grasas vegetales usaron para ganar participación de mercado, y en el camino, ademas, nos hicieron creer que las grasas animales (como la manteca de cerdo) y el aceite de coco (abundantemente usado en sociedades “primitivas” sanas) son malas.

Estas campañas publicitarias han creado una gran confusión, que aun en la actualidad persiste. Por ejemplo: cuando vayas de compras al super, fíjate en cuantas personas escogen la margarina (artificialmente producida, es una grasa trans) en lugar de comprar la mantequilla (un producto natural).

Es triste pensar que la persona que compra la margarina, lo hace pensando que le hace un bien a su salud y la de su familia, pero en realidad están comprando un producto altamente nocivo.

Y como ahora te dicen que cierto tipo de grasa saturada es mala, entonces deduces que todas las grasas saturadas son malas. Pero esto es falso. La clave, mas bien, radica en las palabras “artificial” y “natural”. Existen grasas saturadas naturales, que son altamente benéficas.

El aceite de coco, por ejemplo. Ya en otros artículos hemos hablado de los enormes beneficios del aceite de coco para tu salud.

Existen estudios que datan del ano 1930, en los que quedan claramente manifestados los beneficios para tu cuerpo del consumo del aceite de coco. En mi siguiente articulo seguiremos hablando sobre estos beneficios tan grandes, y también veremos algo mas sobre la “conspiración” de las grandes compañías productoras de “alimentos” que no desean que el uso del aceite de coco se extienda.

Sabel Todd

*Relacionado:


Te parece bueno este articulo? Suscribete AHORITA y recíbelos GRATIS en tu buzón! Ingresa tu email aquí: Tecnologia: FeedBurner

TAGS:

PON UN COMENTARIO

Subscribe Form

Subscribe to Blog