¿Emprendedor? ¿O empleado?

Empleado

EMPLEADO FELIZ – No necesariamente es malo trabajar por un sueldo, porque hay empleos que ofrecen una gran satisfacción y motivación

Por: Miranda Gomez –> Cómo hacer crecer tu negocio de forma EXPLOSIVA

Ser emprendedor tiene sus recompensas, una de las cuales, por supuesto, es que puedes tener ingresos bastante altos. Otras recompensas son:

– Saber que estás generando empleos (aunque ello trae sus responsabilidades)

– Si tu empresa exporta o envía producto a otros estados, entonces también estás haciendo más dinámica la economía del lugar donde vives

Pero no todas las personas deberían de ser emprendedoras. También ser empleado tiene sus recompensas, si bien no son económicas (a menos que seas un alto ejecutivo o funcionario de gobierno, bien pagado). Muchas veces, el factor económico no es lo más importante para que un empleado esté contento.

Existen trabajos que son muy satisfactorios, quizás porque todos los días presentan desafíos que son estimulantes para el intelecto, o porque te permite satisfacer al ego, y presumir que formas parte de una gran empresa: “trabajo en Hewlett Packard”,  por ejemplo, o “soy asesor del Secretario de Energía”, etc.

Puede decirse que una de las características más importantes de un emprendedor exitoso, es una alta tolerancia al riesgo. En un negocio, sobre todo uno de gran envergadura, hay muchas cosas que pueden salir mal. Para navegar con éxito en dicho riesgo, el emprendedor (ya sea por una característica innata o porque recibió educación para ello) lo que hace es minimizar dicho riesgo.

Una de las técnicas más usadas para disminuir el riesgo de un negocio es irse poco a poco, paso a paso. Aunque el emprendedor tenga el dinero para hacer crecer rápidamente el negocio, no lo hace así, porque es más importante validar en la práctica y la realidad la idea de negocio.

Así, una vez validada por el mercado real la idea que dio origen al negocio, el riesgo queda minimizado, y el empresario reinvierte todas las ganancias o incluso contrata deuda para provocar el crecimiento más acelerado. A partir de ahí viene la generación de empleos y riqueza.

Pero esto no quiere decir que otra persona que estuvo de empleado haya hecho algo mal. Quizás haya ganado menos dinero, sí, pero no estuvo expuesto al riesgo mayor, que quizás su personalidad no tolera o no sabe cómo manejar. Cuando alguien que no tiene tolerancia al riesgo, o no sabe cómo manejarlo, trata de hacer negocios, por lo general la cosa sale mal. En dichos casos, es preferible que la persona consiga un empleo, o que siga en el que ya tiene, y si es su deseo ser un empresario, entonces primero debería de aprender ciertas características básicas para poder dedicarse a ello.

Y tú, ¿qué tipo de persona eres? ¿Tienes un empleo o eres un emprendedor? Te repito: Cualquiera de las dos respuestas está bien, siempre y cuando sea compatible con tu personalidad y estés satisfecho con tu situación actual.

Y RECUERDA: Si tú tienes  un negocio, te felicito, porque esa es la ruta más rápida hacia la independencia económica, y para acelerar tu éxito (más ventas, más efectivo en tus cuentas de banco),  te recomiendo que leas el siguiente libro: Haz clic aquí para leer más…

Miranda Gomez

¿Te gustó este artículo? Entonces haz click aquí para que puedas suscribirte. Al hacerlo, te llegarán en automático a tu correo electrónico…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *