El precio de tener un millón de dólares

como ser exitoso

APROVECHA TU TIEMPO – En lugar de ver TV durante horas, usa tu tiempo para prepararte y avanzar hacia tus metas

Por: Miranda Gomez –> Haz clic aquí para leer un reporte: “Cómo hacer crecer tu negocio de forma EXPLOSIVA”

Para volverte un millonario, debes de tomar la firme decisión de lograrlo, sin importar qué tan lejana veas ahorita la meta.

Que nadie te diga que no se puede, claro que si se puede, y ejemplos de personas que se han elevado de la pobreza a la riqueza existen muchos.

A cualquier persona que le preguntes que si desea tener un millón de dólares, te va a responder que sí. Sin embargo, casi nadie esta dispuesto a pagar el precio. El precio que hay que pagar no es dinero (obvio) sino tiempo, agudeza mental y dedicación.

Claro, es posible ganarse un millón o muchos millones en la lotería, el Melate o los pronósticos deportivos. Pero las probabilidades de que lo hagas son realmente muy pequeñas.

Millones de personas en todos los países, juegan a la lotería de manera regular, con la esperanza de volverse millonarios de la noche a la mañana, pero esto es debido a que el costo del boleto es ínfimo, y pagarlo no representa esfuerzo alguno. Pero el hecho de que un boleto de estos sea tan barato, no quiere decir que sea una inversión inteligente.

Y ademas, si alguien se gana la lotería (y recuerda que la gran mayoría no lo hará), aun hay que lidiar con un gran problema.

La gran mayoría de las personas que alguna vez han ganado el premio mayor de la lotería, al cabo de poco tiempo ya lo han gastado todo. No es raro que después de unos pocos años estén financieramente quebrados, y a veces peor aún que antes de ganarlo, porque han adquirido vicios que antes no tenían, han perdido a los amigos verdaderos, han desecho sus familias.

Esto sucede porque la mayoría de las personas en realidad no están capacitadas para manejar el dinero. Son pocas las personas que, a lo largo de un ano completo, cubren todas sus necesidades materiales con el dinero que ganan, y les queda para ahorrar.

En parte, se debe a que en el sistema educativo (no nada mas de nuestro país, sino de la mayo ria de los países del mundo) no se incluyen métodos para elevar el nivel de inteligencia financiera de los alumnos.

El modelo de escuela hoy vigente viene de la era de la Revolución Industrial, y esta diseñado para que el alumno se vuelva un empleado: que llegue a sus horas, cumpla su trabajo, y se retire cuando le toca.

Pero en la escuela no se nos enseña a volvernos financieramente solventes. ¿Cómo puede un maestro que vive de su sueldo enseñarte a ser un empresario? Ser asalariado no es malo, pero tampoco te enseñan a progresar económicamente con tu sueldo.

La mayoría de los maestros, aunque tienen un buen sueldo y un trabajo estable que gran parte de la población ya quisiera, viven ahogados en deudas, y al llegar al final de la quincena ya no tienen nada. Esto habla de su nula inteligencia financiera.

Pienso que si tú ganaras un millón en la lotería, y al cabo de algún tiempo hubieras perdido todo, lo mas seguro es que no sabrías cómo crear otro millón de nuevo.

Pero… si ese millón, en lugar de haberlo ganado por el azar, lo hubieras amasado por ti mismo, sabiendo lo que hacías, entonces, aunque lo perdieras todo, no tardarías en hacer otro millón por ti mismo de nuevo.

El precio de tener un millón de dólares es… definir tus metas, e invertir el tiempo y la energía en prepararte para lograrlo, paso a paso. No a través de un salario, sino por medio de un negocio.

Y por cierto, si tú ya tienes un negocio, te felicito, porque esa es la ruta más rápida hacia la independencia económica, y para acelerar tu éxito (más ventas y más dinero en tus cuentas de banco),  te recomiendo que leas el siguiente libro: Haz clic aquí para leer más…

Miranda Gomez

*Relacionado:

¿Te gustó este artículo? Entonces haz click aquí para que puedas suscribirte. Al hacerlo, te llegarán en automático a tu correo electrónico…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *