El Déficit de Atención y la Dieta

Remedio natural para el trastorno del déficit de atencion Por: Sabel Todd –> Lee mi reporte: ¡Tú puedes tener ERECCIONES de ADOLESCENTE de nuevo!

Cuando un niño o un adulto son diagnosticados con el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), inmediatamente se piensa que la solución es únicamente el medicamento que el especialista receta, pero también existe una solución a través de la alimentación.

Un nuevo meta-análisis de estudios previos, llevado a cabo por el Doctor J. Gordon Millichap, MD, neurólogo en el Hospital Memorial Infantil de Chicago (y publicado en el número 2 del 2012 de la revista Pediatrics), está ayudando a descifrar los errores  que como sociedad estamos cometiendo con respecto a la alimentación, y aquí radica la explicación por la cual este y otros desordenes de salud cada día se extienden más.

El Dr. Millichap y sus colegas revisaron estudios que datan de la década de 1970, mismos que analizaron varios tipos de dietas para los niños con TDAH, incluyendo:

  • La dieta de restricción de carbohidratos, consistente en limitar la ingesta de azúcar.
  • La dieta de eliminación, consistente en no comer grupos enteros de alimentos que a menudo se encuentran implicados  en las alergias alimentarias, como la leche de vaca, queso, huevos, chocolate, frutos secos y frutas cítricas.
  • La Dieta de Feingold, que consiste en evitar los alimentos que contienen conservantes y aditivos, tales como colorantes.
  • Las Dietas de Suplementos: consisten en la adición de más ácidos grasos omega-3 y omega-6 a la ingesta de alimentos, como por ejemplo a través de cápsulas de aceite de pescado.
  • La Dieta Occidental: es la comida estándar de Estados Unidos, que a través de las cadenas alimentarias trasnacionales, ahora también consumen muchos otros países, es alta en grasas saturadas, sal, azúcares refinados y ácidos grasos omega-6.

Después de analizar los resultados correspondientes, se puede establecer que hay una dieta perdedora, una serie de resultados mixtos, y una dieta ganadora.

Efectivamente, existe una forma de comer que claramente es peor que todas los demás. ¿Adivinas cuál es? Es la Dieta Occidental.

La peor dieta: La Dieta Occidental

No es algo sorpresivo: Los expertos nos han estado diciendo durante años que esta dieta no es saludable para todas las personas, y algunas investigaciones demuestran que puede ser especialmente perjudicial para las personas con TDAH y que incluso puede ser un catalizador para que surja.

Por ejemplo, un estudio australiano de niños de hasta 14 años de edad reveló que aquellos que consumían altas cantidades de grasa, azúcar y sal tuvieron una probabilidad significativamente mayor de desarrollar TDAH en comparación con aquellos que consumían dietas ricas en pescado, verduras, frutas, legumbres y toda clase de granos.

El Dr. Milichap dijo que esto puede estar relacionado con un proceso inflamatorio que los alimentos poco saludables producen en el cuerpo.

Resultados mixtos: Dieta de Restricción, Dieta de Eliminación y la Dieta Feingold

Para estos tres tipos de dietas, algunos estudios demostraron que ayudó a aliviar los síntomas del TDAH, mientras que otros mostraron que estas dietas empeoran los síntomas del mismo, así que les fue imposible a los investigadores llegar a una conclusión clara.

Una posibilidad por la que se obtuvieron dichos resultados mixtos, dijo el Dr. Millichap, podría ser que todas estas dietas son muy rígidas y los niños en edad escolar (especialmente adolescentes) se enfrentan a menudo con la mala elección de alimentos en los comedores escolares. Es decir, no pueden cumplir al 100 por ciento con este tipo de dietas.

El claro ganador: La Dieta de Suplementación

La mayoría de los pobladores de los países occidentales somos deficientes en omega-3, pero tenemos cantidades suficientes (e incluso demasiado altas) de omega-6, ingeridos principalmente a través de los alimentos procesados, por lo que es probable que el nutriente clave que marcó la diferencia sean las grasas omega-3, dijo el Dr. Millichap, porque dicho nutriente es muy importante para ayudar al cerebro a regular los impulsos nerviosos.

salmon y omega 3 Un ejemplo: Un estudio del Reino Unido de 117 niños de 5 a 12 años de edad, encontró que aquellos que ingerían 732 mg de ácidos grasos omega-3 y 60 mg de ácidos grasos omega-6 a través de suplementos diarios durante seis meses tuvieron menos molestos los síntomas del TDAH y obtuvieron mejorías estadísticamente significativas en sus resultados de lectura, ortografía y comportamiento en comparación con aquellos que tomaron suplementos de placebo.

El consejo del Dr. Millichap es el siguiente: Si tu hijo tiene TDAH, pregunta a su médico si él o ella podría beneficiarse de una cierta cantidad de ácidos grasos omega-3 usando suplementos diarios Pídele que se los recete.

También, puedes darle de comer más alimentos que son altos en estos nutrientes, tales como semillas de lino, nueces y salmón.

Sabel Todd

*Relacionado:

Te parece bueno este articulo? Suscribete AHORITA y recibelos GRATIS en tu buzon! Ingresa tu email aqui:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>