Cómo destruir un MONOPOLIO

Cómo destruir los monopolios Por: Miranda Gomez –> Cómo hacer crecer tu negocio de forma EXPLOSIVA

Herbert Dow desarrolló una forma de extraer y refinar un elemento químico llamado Bromo.

Entre sus usos industriales se encuentran la fabricación de pesticidas, de fármacos, y en la industria fotográfica. Corría el año de 1889 cuando registró la patente correspondiente.

Con sus ingresos, fundó la empresa Dow Chemical en Midland, Michigan.

El precio al cual vendía el Bromo era a 36 centavos de dólar por libra. Sin embargo, podía venderlo únicamente dentro de los Estados Unidos, porque en el resto del mundo el producto lo vendía un consorcio industrial alemán, que prácticamente tenía el monopolio de su venta, a pesar de tener un precio mayor, de 49 centavos dólar por libra.

El consorcio alemán no entró a vender en Estados Unidos, y Dow estaba bastante ocupado surtiendo al mercado de su país.

Pero con el tiempo, el negocio de Dow entró en problemas y tuvo que expandirse. Así que llevó cargamentos de bromo a Inglaterra y fácilmente muchas toneladas, debido a su precio, mucho menor al de los alemanes.

Las cosas fueron bien por un tiempo, hasta que un visitante alemán fue a Michigan y amenazó Dow, diciéndole que dejara de vender Bromo fuera de los Estados Unidos o que se atuviera a las consecuencias. Dow no se dejó asustar.

Al poco tiempo, los alemanes abrieron oficinas en Estados Unidos y empezaron a vender el Bromo a un precio de 15 centavos de dólar por libra, muy por debajo del precio de Dow.

El cartel alemán inundó el mercado de Estados Unidos, ofreciendo el producto aún por debajo de sus costos, con pérdida, con la intención de sacar a Dow del negocio.

¿Cómo reaccionó Dow?

Lo que hizo en su época, hoy en las escuelas de negocio se considera la forma más eficiente de quebrar a los monopolios.

Dow dejó de producir, conservando en su fábrica solamente al personal de mantenimiento. Compró a través de empleados suyos todo el Bromo que podía, y lo re – empaquetaba con su logotipo, como si fuera elaborado por él, y lo enviaba a Europa, para su venta, incluso a Alemania, a un precio de venta de 27 centavos de dólar por libra.

Al paso de más de un año, los alemanes se preguntaban:

1) ¿Por qué no estaba Dow, aún, fuera del negocio?, y

2) ¿Por qué había de repente tal demanda de Bromo en los Estados Unidos?

El cartel bajó su precio aún más, primero a  12 centavos y después a 10 centavos de dólar. Dow seguía comprando más y más, ganando cuota de mercado enorme en Europa, y además ganando muchísimo dinero.

Finalmente, cuando los alemanes se dieron cuenta de la maniobra de Dow, se vieron atrapados y tuvieron que bajar sus precios en su propio país.

Dow había roto el monopolio de los industriales alemanes y ampliado su negocio en gran medida.

Los que a final de cuenta más ganaron, fueron los clientes, porque accedieron a más opciones de lugares para comprar bromo a precios más bajos.

Dow, incluso, repitió su técnica varias veces más: entre otros, atacó y venció los monopolios de los colorantes industriales y de la producción de magnesio.

Y como dijimos, sus métodos aún hoy son materia de estudio en las más prestigiosas escuelas de negocios de todo el mundo.

Miranda Gomez

¿Tienes un negocio? Entonces te recomiendo que leas el siguiente libro para que tus ventas EXPLOTEN y tu cuenta de banco se llene de dinero: Haz clic aquí para leer más…

¿Te gustó este artículo? Entonces haz click aquí para que puedas suscribirte. Al hacerlo, te llegarán en automático a tu correo electrónico…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *